domingo, 25 de marzo de 2012

BACALAO GRATINADO

FOTO: Lorena M.

"Había cenado bien y le dije a mi mujer <<Este bacalao es digno del mismo Jehová>>"... Como en La Vida de Brian le ocurre a Matías, hijo de Deuteronomo, eso es lo que me pasa a mí con el bacalao: me encanta.

Si bien el revuelto de bacalao no es mi forma favorita de disfrutar de este maravilloso pescado, sí que es cierto que tenía ganas de hacerlo en revuelto. Al final, cómo siempre que me pongo manos a la obra, termino dándole alguna que otra vuelta de tuerca al asunto: Que si enciendo el horno, que si un poquito de queso... Al final queda como lo que aquí presento. Os digo pues lo que Peter Pan al Capitán Garfio: "¡¡Di que eres un bacalao!!"

INGREDIENTES (Para 2 personas con hambre canina o 3 personas más comedidas)

1/4 kg. bacalao desmigado en salazón
1 patata grande
4 dientes de ajo
1 cebolleta grande
3 huevos (de corral a ser posible)
100 ml. de nata para cocinar
50 gr. emmental
3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita de perejil fresco 
Pimienta negra

PREPARACIÓN

Lo primero es desalar el bacalao. Como el bacalao es desmigado, tendrá mucha más superficie de contacto con el agua y el tiempo de absorción de la misma será menor. Para la cantidad de bacalao de esta receta, es suficiente con tener el bacalao unas 12 horas en agua mineral (yo empleo agua filtrada de mi jarra). Lo ponemos en un cuenco y lo cubrimos con agua, cambiándola una vez, a las 6 horas más o menos. En el momento de preparar el revuelto, retiramos el bacalao del cuenco y lo escurrimos bien.

Lavamos y pelamos la patata. Con ayuda de un cuchillo bien afilado (una mandolina mejor, pues ahorra trabajo) cortamos en paja la patata. Pelamos los dientes de ajo y los picamos en láminas. La cebolleta la picamos en juliana fina (yo menciono los tecnicismos de los cortes, pero para más aclaración ver Cortes de vegetales).

Pecalentamos el horno a 180ºC. Ponemos el aceite en una sartén de tamaño adecuado a fuego fuerte y freímos la patata. Cuando comience a dorarse, bajaremos a la mitad la intensidad del fuego y pocharemos el ajo y la cebolleta. Una vez que esté transparente y tierna la cebolleta, subiremos nuevamente la intensidad del fuego y saltearemos el bacalao. En este punto, salpimentamos y ponemos el perejil fresco picado en brunoise fina. Saltearemos a fuego fuerte unos cuatro minutos aproximadamente.

Una vez dorado el bacalao, bajamos el fuego al mínimo y retiramos la sartén del mismo (Nota aclaratoria: Si tenemos fuego de gas o de inducción, no hay que hacer ésto; esto sólo aplica a las vitrocerámicas que tardan mucho en perder/ganar calor, es decir, tienen mucha inercia térmica). Incorporamos la nata y cascamos los huevos sobre el sofrito. Volvemos a poner sobre el fuego y movemos lenta y suavemente con la ayuda de una cuchara de madera. (Nota aclaratoria 2: . 

Cuando deje de haber restos de clara transparente, sin cuajar, pasamos a la fuente del horno. Cubrimos con el queso y horneamos 3 minutos a 180ºC. Gratinamos otros 5 minutos más y servimos.

DIFICULTAD

El revuelto ha de quedar cremoso por lo que, si a la hora de cocinar el huevo, el fuego está fuerte, el resultado serán bolas sequeronas y estropajosas de huevo.

OZEMIGUÉ

1 comentario:

  1. Ozú migué! que güeno está esto...
    Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar