sábado, 22 de octubre de 2011

PATÉ DE QUESO DE CABRA


FOTO: Lorena M.

Hola! Creo que en otra vida anterior fui ratón porque el queso me vuelve loco, sea cual sea la curación, sea cual sea la leche con la que está elaborado. Desde un Reblochon de Savoie francés al Parmesano Reggiano pasando por una Torta del Casar o el queso manchego en todos su grados de curación (aunque cuanto más viejo, mejor), todos los quesos me gustan, me pirran, me dislocan...


Hace tiempo estuvimos en La Gomera y probé el almogrote gomero, que se hace con queso gomero de cabra el cual, para este menester, ha de ser duro y curado. Además, lleva pimienta palmera, aceite, ajo... Así que eso me sirvió como punto de partida para elaborar este pate de queso. Y claro, hablando de cabras, en Málaga tenemos la cabra malagueña, especie autóctona, de gran productividad lechera y tremenda influencia en el resto de razas caprinas peninsulares. Eso ayuda mucho a que gran parte de la leche producida en Málaga se vaya directamente a Francia para producir queso de cabra, pero con la que se queda se hacen excelentes quesos de cabra.

Yo he optado por un rulo de queso de cabra rondeño para hacer mi paté. Es muy cremoso, lo cual dificultará un poco el proceso de batido, pero luego proporciona una buena textura. Su potente sabor ayuda en el resultado final logrado: aquí no me he andado con remilgos, quería gasolina para las papilas gustativas. Para conservarlo, he entarrado (ya pondré un post de cómo envasar conservas -espero que pronto, porque dentro de poco me lío a hacer mermeladas-) en un recipiente con cierre estanco de goma.

Este paté está de muerte sobre pan rústico recién tostado...

INGREDIENTES
  • 1 rulo de queso de cabra (aproximadamente 180 gr.).
  • 1 ramita de romero fresco
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cayenas
  • 1/2 cucharadita de pimentón picante
  • 50 ml. de aceite de oliva (unas 3 cucharadas soperas)
  • Pimienta negra recién molida al gusto
PREPARACIÓN

Ponemos el aceite en un cazo a fuego suave e infusionamos los ajos, las hojas de romero y las cayenas durante 4 minutos. Retiramos del fuego y desechamos las cayenas. Eliminamos la capa exterior del rulo de queso. En el vaso del túrmix ponemos los ajos, el romero, el queso cortado a pellizcos, el pimentón y la pimienta molida. Comenzamos a batir, añadiendo el aceite poco a poco. Una vez incorporado todo el aceite al queso, introducimos en el recipiente esterilizado y calentamos al baño maría durante 15 minutos. Cerramos, dejamos enfriar naturalmente y... ¡a la nevera!

DIFICULTAD

Al batir el queso con el aceite, lo más normal es que debido a la cremosidad del mismo, se quede pegado en la parte baja de la batidora. Con paciencia y una cucharilla, vamos retirándolo de la batidora y devolviéndolo al vaso y continuamos batiendo hasta lograr la textura deseada.

OZEMIGUÉ

No hay comentarios:

Publicar un comentario